viernes, 21 de agosto de 2009

Entrevista a Sara Corrales sobre sus amorios con robinson diaz

Sara Corrales habla de su relación con Robinson Díaz en la revista Aló.

La bellísima actriz no es como la pintan. Ni la escandalosa y mentirosa Jessica Antonieta de ‘Vecinos’ y tampoco la mujer sin valores y mostrona que han tratado de vender.

Ella simplemente es una jovencita de 23 años, de pocos amigos, que adora estar en su casa; enferma por el gimnasio y que ahora debutará como actriz y cantante en Miami.

Aunque por los pasillos de Caracol se rumora que Robinson Díaz y Sara todavía están juntos, ella aclara que luego del escándalo, solo han grabado tres días juntos y que apenas se cruzan el saludo… Con el corazón abierto y con una sinceridad digna de admirar, nos permitió reconstruir algunos detalles desconocidos de lo que fue el peor momento de su vida.

En los últimos dos meses Sara vivió una pesadilla luego de que se hiciera público su romance de un año con el actor. Experimentó una “tristeza indescriptible” y se deprimió: sentía miedo de salir a la calle, dejó de comer, se encerró, no quería pararse de la cama y sus lágrimas no cesaban. Mercedes, su mamá, viajó desde Medellín para acompañarla, pues no iba a permitir “que mi niña se me enfermara por tanta tristeza”, dice la madre. “Era un susto inexplicable a estar sola, no quería que mi mamá se levantara ni a la cocina, yo le decía: ‘por favor, no me dejes sola’, era horrible…”.

Su tristeza tocó fondo cuando un día, mientras manejaba por la autopista norte -se dirigiría a una locación para grabar Vecinos- y luego de escuchar una emisora en donde la llamaban ‘zorra-corrales’, sufrió una parálisis leve y su mandíbula se le desencajó por los nervios. “La presión fue insoportable, cambié la emisora tres veces y en todas hablaban pésimo de mí, se referían en términos vulgares, con groserías y todo: ‘esta daña-hogares’, ‘perra’. Sentí que me iba a morir, no podía parar de llorar, me faltaba el aire y experimenté una presión en el pecho que me asustó. Me tocó detenerme, puse las luces de parqueo y luego la boca se me torció”.

Sara llamó a su mamá. Ella con palabras apacibles trató de calmarla y mientras intentaba respirar profundo y poner en práctica los ejercicios que le enseñaron de niña para manejar la tensión facial, toda la película que vivió con ‘Robin’, sí con su gran amor, le pasaba por la cabeza, como flashes, en microsegundos…

“Toda el agua sucia era para Sara. Me estaba volviendo loca, no me quería ni levantar, me llamaban de las revistas y decían que me iban a ayudar, ‘pero danos la primicia’. Mi celular no paraba de sonar; cuando salía de grabación, tenía 35 llamadas. Todos los comentarios eran en contra mía…”.

Sin embargo, lo acepta con vehemencia: “Me enamoré. Hubiera sido el error más grande de mi vida donde lo hubiera hecho por un capricho o por una aventura. Casi todo se puede justificar desde que sea con amor verdadero. No sería justo decir que fue un error.

¿Cómo la enamoró?

Me enamoré de las cosas bonitas, del trato, de las palabras, de los detalles. Por ejemplo, yo llegaba a la grabación, iba al camerino a vestirme y en mi bata había un chocolatito o una cartita de amor. Y cuando estaba enferma y me quedaba hasta el medio día en la casa, él me llevaba el almuerzo. Fue el hombre más maravilloso; el error fue enamorarme de un hombre casado.

¿El romance se inició en ‘Vecinos’?

Claro, yo compartía con él desde las siete de la mañana hasta las ocho o nueve de la noche todos los días.

¿Fue un flechazo inmediato?

No, fue de a pocos. Además de que es un hombre al que siempre he admirado, descubrimos que los dos somos de pocos amigos, mientras que el grupo de la novela iba para otro lado, porque rumbeaban y tomaban mucho, nosotros éramos más tranquilos. Teníamos en común el gusto por la salsa, por el teatro; siempre salíamos a almorzar cuando cortábamos grabación, íbamos con Amparo Conde, con Porras, con Juancho Arango.

¿Los dos son de muy buen humor?

Había química porque los dos somos chistosos y las escenas nos salían superbien. Él es bipolar, unos días llegaba de lo más amable y otros no. Todo el mundo le tenía miedo y me decían: ‘Sara, ahí llegó Robinson bravo, dígale algo’. Entonces yo le decía: ‘¿Qué, hoy desayunó alacranes?’ ‘¿Durmió con todos nosotros? Salúdenos’. Entonces lo empezaba a molestar y se moría de la risa.

¿Cuándo se dio cuenta de que ya estaba muy encarretada?

De un momento a otro comenzaron a salir chismes, pero todavía no había nada, solo teníamos una relación de amigos, bacana, porque nos la pasábamos juntos. Las cosas fueron cambiando, de un momento a otro. Algo pasó y eso fue una confusión horrible.

¿Se comenzaron a mirar diferente?

Sí, como que ‘¿usted está sintiendo lo mismo que yo?’ ‘¿Yo estoy sintiendo lo mismo que usted?’ Y todo fue un proceso, se fue dando muy poco a poco.

¿No se cuestionaba por la situación?

Yo decía ‘¡no, no, no!’ Y él también. Tratamos muchas veces de terminar. Yo le decía: ‘Merezco estar con un hombre que salga conmigo a la calle y que pueda decir esta es mi novia’, pero al día siguiente grabábamos a las siete de la mañana y durante todo el día, toda la semana. De ahí salíamos para In fraganti y luego a reuniones de la obra y él se portaba como un príncipe y yo cada vez más enamorada.

¿Él qué le decía de su matrimonio?

Llegaba muchas veces a grabación muy mal y me contaba, sin yo preguntarle, que había peleado muy fuerte con Adriana, que lo había echado de la casa, que era una mujer muy cecelosa, compulsiva.

El día más triste de su vida

¿Cómo recuerda la ‘pillada’?

El 7 de junio, cuando pasó todo, él se apareció en mi casa vuelto nada porque el día anterior había llegado borracho a la casa y Adriana le tenía las maletas empacadas y lo había cacheteado. Me tocó tranquilizarlo porque lloraba como un niño chiquito. Se sentía lo peor, porque ella lo quería matar y hasta rompió los platos de la casa. Le eché cremas en la cara porque la tenía roja por las palmadas que ella le había dado. Él llegó aquí desesperado.

¿Siente rencor hacia él?
No, Robin fue una persona superlinda, no tengo rencor. He sido capaz de ponerme en el puesto de ella y en el de él.

Después de todo el escándalo, ¿él le pidió volver?

Sí, me lo propuso como un mes después de lo que pasó. Me lo aseguró cuando íbamos para una función en Tunja, dijo: ‘Yo quiero estar contigo, vamos para adelante con esto, quiero estar donde está el amor, quiero estar con la mujer que me quiere, que me valora, que me hace feliz’. Yo lo miraba y le decía: ¿qué me estás diciendo, me hablas en serio? Vuelve a decirlo, y se moría de la risa y me repetía: ‘Sí, Sara, quiero estar contigo’.

¿Y usted le siguió el juego?

Le volví a creer, me ilusioné. Con tal de estar juntos, yo enfrentaba lo que fuera. Y a los dos días me decía: ‘No, es que necesito mi tiempo, y darme cuenta si todavía amo a Adriana, o es costumbre. Yo a ti te adoro, pero necesito entenderme, mi psicóloga me dice que necesito un espacio. Y yo le decía: ‘Te lo doy, te voy a esperar, lo único que quiero es que desenredes tu cabeza’. Según él, tiene un problema que viene desde la infancia y es que siempre se siente culpable de las cosas.

¿Cuándo dijo ya no más?

Llegó un momento en el que me iba a enloquecer. Un día aseguraba: ‘Voy a luchar por mi matrimonio’ y al otro: ‘Mi amor, te amo’. Y a los dos días: ‘Adriana me dice que usted me está haciendo brujería’. Vino a mi casa a llorarme y le dijo a mi mamá: ‘Doña Mercedes, perdóneme, me enamoré de su hija, la amo’. Yo le preguntaba: ¿Por qué estás haciendo esto? Y él respondía: ‘Porque Adriana me está obligando’. Él no tiene ni idea de lo que quiere y yo ya me cansé de eso.

Pasiones y manías

De niña vendía poemas y cartas de amor a sus compañeras de colegio. “Yo era la que sabía dibujar y les hacía las cartas para los novios”.

¿Con madera de estilista? “En los descansos llevaba el depilador de cejas y mis compañeras hacían fila para que las depilara; les cobraba a mil pesos. Para las fiestas de 15 también maquillaba a las niñas; entonces siempre he tenido mi platica”.

¿Trabajadora incansable? Sara empezó a modelar a los cinco años. Su mamá era siempre su chaperona, la llevaba a los castings, a los desfiles y la acompañaba a los viajes.

¿Su amiga especial? “Mi gran apoyo siempre ha sido mi mamá. Todo lo que he hecho lo he logrado gracias a ella; creyó en mí desde siempre”.

¿Sus confidentes? “Carlos Vargas y Álex Cubillos son mis dos grandes amigos, los adoro”.

Sara se despide de Colombia

A dos meses de iniciar su contrato con el mánager Miguel Sierralta, Sara ya tiene entrevistas y castings en las productoras Telemundo, Televisa, Univisión, etc. Además, su primer single, Acaríciame, ocupa el cuarto lugar de descargas en la página www.aleoshop.com. El éxito, que hace 25 años hizo famoso María Conchita Alonso, regresó, más feroz y sensual, en la voz de Sara.

La actriz aclara que no es cantante, pero esta nueva faceta forma parte del perfeccionamiento de su carrera integral como artista. Su canción ya es número uno en emisoras y discotecas de todo el país. Pronto estrenará un performance del tema, acompañada de tres bailarines y demostrando sus aptitudes para la danza. Además, Sara continuará expandiendo su propia firma de accesorios. Lleva cuatro años en este proyecto, que empezó como un hobbie, pero luego tomó forma: “todas las piezas son únicas y muy fashion, es una pasión que me relaja, me apasiona”.

La actriz parte rumbo a Miami la primera semana de septiembre y le auguramos éxitos.

Un talento único

Sara ha grabado su nombre en la mente de los colombianos tras una corta pero sustanciosa carrera profesional que comenzó en 2003 con su participación en el reality Protagonistas de Novela 2, donde ya se vislumbraban sus aptitudes histriónicas.

Año tras año, esta paisa subió los peldaños del éxito con producciones como Todos quieren con Marilyn, Merlina, Mujer Divina, En Los tacones de Eva, La marca del deseo y su actual estandarte Vecinos, donde se convirtió en Jessica, sueño y pesadilla de los colombianos.

Sus ojos verdes, su piel canela y un cuerpo de sirena también le han permitido a Sara pisar los linderos del modelaje, otra de sus grandes pasiones.

Si, él era el hombre con el que yo quería estar. ¿Por qué en el momento más difícil me dio la espalda? Durante el tiempo que estuvimos juntos me aseguraba: ‘Yo voy a estar contigo pase lo que pase’. Pero luego: ‘¿Y donde nos pillen?’ Yo estaba tan enamorada que sostenía: ‘Soy capaz de enfrentar el mundo o nos vamos de acá’. Y él respondía: ‘Sí, y tenemos una hija’. Y yo solo soñaba con todas esas vainas.

¿Cómo se siente hoy?

Más tranquila, con muchos sueños en la cabeza, concentrada en mi viaje y con ganas de irme… Tengo muchos proyectos para cumplir y sé que Dios está conmigo. Ya me hablaron de un proyecto con Telemundo, les gustó mucho mi casting, ojalá se cristalice pronto.¿

Muy confidencial

Sara es una deportista consumada, de niña patinó, nadó e hizo gimnasia. Estaba en las ligas de patinaje, de baloncesto, de gimnasia rítmica. Además, fue integrante del semillero del ballet folclórico de Antioquia.

¿Adicta? Al deporte y al gimnasio. No toma, no fuma, es muy sana. Psst. Cuando tiene grabaciones a las 7 a.m., se levanta a las 3 a.m. para entrenar.

¿Su música? El jazz, el bossa nova y la salsa.

¿Y la rumba? “Muchas veces deseo salir a rumbear y no tengo con quién; quiero salir a comer y si no están mis dos amigos, no voy”.

Es capricorniana: “Soy responsable, trabajadora y tenaz”. Nació un 27 de diciembre, igual que su padre. Él llegó al mundo a las 10 de la mañana, Sara lo hizo a las 10:10.

¿Sus amores del pasado? Mi primer novio fue Marco Emilio, en Medellín, que fue la relación más deportista. Era entrenador personalizado; duramos dos años. Luego salí con Nicolás Reyes y fue la mejor relación con la naturaleza. Después estuve con Nicolás Gómez, un ingeniero industrial; duramos dos años y medio, aun somos muy amigos. El último fue Rodrigo Triana, una relación superchéve.

6 comentarios:

olga dijo...

Hay por favor esto era lo unico que faltaba, sentir compasion de una persona de esa calaña, un apaluso para ti zorra corrales

diana marcela dijo...

Soy hombre y para mi si es la depredadora que han tratado de vender, para mi si eres una mujer sin escrupulos, debemos ayudar a que nuestro pais sea mejor cada dia, no a destruir hogares cada dia

veky dijo...

pues la verdad,,dsd q ella staba n protagonistas...nunk me gusto esa krita d...? y ahora lo confirme ,,q peligro despues d star con 1 hombre ksado q+,,y esos lamntos dspues d xplikr las causas y las ''terribles'''consecuencias ,,eso s puro teatro,,como siempre ,,los culpables simpre se basan en los detalles bonitos y las buenas oportunidads inocnts para salir del lio..alfin actriz...no?

Anónimo dijo...

EL QUE LA HACE LA PAGA TODO SE REGRESA EN ESTA VIDA
Bueno Empecemossssssssss con las verdades que oculta Adrianita la supuesta victima:

1. Antes de ella ponerse a decir que Sara Corrales termino con su matrimonio con Robinson Diaz.
FUE ADRIANA ARANGO QUIEN TERMINO CON EL MATRIMONIO DE 8 AÑOS DE ROBINSON DIAZ CON LA TAMBIEN ACTRIZ ANA MARIA SANCHEZ, SIN IMPRTARLE QUE ESTUVIERA CASADO SE FUE A VIVIR CON ROBINSON.

2. Adriana Arango es una mujer agresiva le pega a Robinson lo llena de moretones que le es dificil taparcelos.

3. Cuando se agarra a pelear con Robinson en su apartamento le da por quebrar todo lo que hay en su apartamento y a gritar como loca.

4. El Pasado 7 Junio ella casco a Robinson Diaz y lo peor de todo lo persiguio por todo su apto Adriana a Robinson con un cuchillo! Pueden creer que mujer tan agresiva.

5. Ella es la que maneja el Dinero de Robinson entonces lo chantajea con eso, diciendole o haces esto o no te doy tu dinero.

6. Ademas de chantajearlo con su dinero, es el colmo lo chantajea con su hijo, diciendole o haces esto o no ves a tu hijo.

7. Adriana llega al colmo de quitarle el celular a Robinson y esconderselo.

8. Cuando esta peleada con Robinson llega al punto de tirarle por la ventana la ropa a Robinson.

9. Adriana tiene retrabajado al hijo haciendo que el se valla encontra de Robinson, llegando el colmo de hacer que su hijo de su irrespete a Robinson.

10. Adriana dice que todo esto afecto demasiado a su hijo y que el sufre por todo esto, pero fue Adriana la que llamo a la revista ELENCO y alas revistas TV Y NOVELAS y a 15 minutos a dar declaraciones.

11. Adriana llamo a Sara Corrales a amenazarla diciendole que se iba a tirar en la vida de sara que porque ella era muy rencorosa.

12. Adriana hizo un complot con varias de sus amigas y a todas las puso a despotricar contra Sara en paginas y en grupos como este.

13. El matrimonio ya venia remal solo que Adriana necesitaba una excusa para separarse y esta fue la mejor excusa que pudo tener.

14. Robinson Diaz, le hace falta peso en los testiculos, porque uno no hable de las mujeres y menos cuando decia a todo pulmon AMO A SARA , mas bien creo que SARA debe decir "ROBINSON FUE UN ERROR EN MI VIDA"

15. Si sigo no termino de contarles tantas y tantas cosas de adriana quien hizo ver a Nuestra Sara Corrales como la mala del paseo, pero no conto la verdad del asunto.

EL QUE ESTE LIBRE DE PECADO QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA....

Anónimo dijo...

DEJEN ESA POBRE NIÑA QUIETA.....TODAS ESAS QUE SE LAS DAN DE DIGNAS TERMINAN SIENDO PEOR......ANALICEN MAS BIEN POR QU E ES QUE LAS CAMBIAN LOS MARIDOS..
PA LANTE....SARA.......

carolina 2 dijo...

pues en esta vida y en todas nadie es perfecto, y si es por amor todo se perdona pues desafortunadamente nada manda al corazon pa' delante ke ninguna mujer no merece ser el segundaso de un hombre.